sobre

Casa Figo nace de la voluntad de valorar y conectar el trabajo de artistas brasileñas y chilenas, presentando a Chile un Brasil contemporáneo que transforma el conocimiento manual en objetos que adornan casas, cuerpos y, estamos seguras, también vidas.


Fernanda Rodrigues es brasileña viviendo en Chile, Kenya Uribe es chilena, estas dos mujeres, socias fundadoras de Casa Figo, se conocieron durante los años que trabajaron juntas en LATAM Airlines, y durante sus viajes casi mensuales entre los dos países, fortaleciendo aún más los lazos que ya las unían.


Fue en plena crisis pandémica, que ambas decidieron soltar la vida corporativa para dejar nacer otro lado que siempre había estado presente, la pasión por el arte, la artesanía y la conexión cultural.


"Hacía poco que había sido madre, y eso ya había transformado mi relación con el tiempo, con el trabajo y con la dedicación que ponía en cada parte de mi vida. Casa Figo tiene un significado muy especial porque nació poco más de un año después de mi primer hijo, al que, desde la barriga, lo llamo “figo”, no deja de ser una entrega y homenaje a esta profunda transformación que es ser madre”,  reflexiona Fernanda Rodrigues.


“Siempre me ha interesado el diseño, la fotografía y el arte, e intenté ir encaminando mi carrera para estar cada vez más cerca de ese mundo, dentro del ambiente corporativo. El salto que estamos dando ahora siento que es más personal y me conecta más con la naturaleza, que tanta falta me hacía, y con la esencia misma del ser humano. Además estoy muy feliz de mantener mi lazo con Brasil y su cultura”, cuenta Kenya Uribe.


Casa Figo trae a Chile una curatoría inicial de seis artistas brasileñas con objetos que van desde joyas a grabados  y cosmética natural, siempre con piezas únicas, hechas a mano.

·

·

·

Equipo:

Contenido: Helena Knoll

Identidad Visual: Carolina Alario